domingo, 12 de diciembre de 2010

La parte


He encontrado una parte de mí que es tu corazón/la montaña también supo esto que digo/lo tiene la estrella cuando titila y el Sol cuando ilumina/lo canta el pájaro primero y el zorzal/vive en la sombra del hornero y en la planicie/ha sabido el niño cantárselo al cielo/y se escribe con letra torcida en medio del vuelo/ha quedado a préstamo en los ojos mojados de la madre/es señal de esperanza en el grito del mapuche/para nuestra suerte, y para la suerte de nadie más, es nuetro corazón.




El regreso de lo que viene

Me paré de repente frente a mí, dos veces.

Escuché la sombra de la sombra haciendo humo.

Me di un espacio alado, la virgen libertad y de nuevo tú.

Supe siempre nuevo.


He visto tantas montañas caer, sólidas, a los pies de la ciudad.

Y un monte sin nombre me ha dado cabida.

Y un simulacro de libro me atraviesa la conciencia.

Y luego el miedo nada atraviesa mis pasos.

Soy la sombra de la sombra y la bestia alada.

Soy el espíritu de lo que vendrá.

No me dejes ir, niña que vienes.





Apareció cansado

Apareció cansado el ruiseñor.

Se vistió de lo infinito a lo quedo.

Despistó a la serpiente que venía a zampárselo.

Luego, apareció cansado.




Al aceptar al hombre acepto al niño

Un fantasma se ha colgado de la puerta.

No muere ni queriendo.

No sabe para dónde se abre la celda.

Se conoció en su sombra.


Me quedé quieto de tanto espalda vino.

¿Qué rareza te quiere niña aura?

¿Cómo pasan los días sin noches?

¿Qué cosa te afecta el infinito?

¿Dónde queda el cielo al lado de qué?


Me niego al niño porque acepto al hombre.

Y al aceptar al hombre acepto al niño.



jueves, 28 de octubre de 2010

la séptima puerta

y si tuvieras un corazón no lo cambiarías por el viento?
y si tuvieras un par de ojos no los cambiarías por las nubes?
tus brazos y manos por la cálida lluvia...
si al fin tu cuerpo fuera solo una lágrima en la tormenta
nadaríamos ebrios en playas infinitas
entre la orilla del mar y la arena
antes del azul y después del violeta
dónde se entreabre la séptima puerta...
del arcoiris.

lunes, 18 de octubre de 2010

al principio

al principio fue el silencio, luego las esferas se tocaron y comenzó la música...hoy solo los pájaros recuerdan ese día

Líneas de vuelo

Ayer me soñé con tus pies
yo era una libélula, volaba en la orilla del lago
seguía tus pasos que resonaban en el agua
cuando te alcancé vi tus ojos brillar con la luna
caminamos por el alen cuando me posé en tu hombro
sentí el tibio viento de tu respiración
y el suave batir de tu corazón
¿ves esa estrella? -me dijiste sin palabras
cada uno de nosotros tiene una en algún lugar
podemos tocarlas en la noche cuando vienen a nadar
o cuando bajan a jugar con las montañas
los bosques danzan con ellas para la luna nueva
festejan el devenir de los ciclos
escuchemos al viento silbar –te dije
atravesamos los umbrales
la intensidad, la noche
tejamos y destejamos un telar
de líneas de vuelo...

miércoles, 13 de octubre de 2010

y observando lo lindo de que el cielo pertenezca

Avanzaba la nada como soplada por viento/

se movía certera tu boca silbido niño espanto/

tanta luz azulada no podía no ser cierta/

tanto alambre que no deja y tanta espera encubierta.


Camina tus pasos de princesa/

la sangre alada se enciende en mieles/

y hace que escriba el escriba/

que sople el viento por mil lugares/

que se desentienda de todo lo demás/


y entonces camine sólo el obrero golondrina/

y al lado un juglar, y al lado un perro/

y como mil no sabemos qué haciendo de todo/

y observando lo lindo de que el cielo pertenezca.






Soy los mil colores que canta la canción

Escribimos algunas cosas. El vientre azul lo adivinó.

No me importó que fueras mi hermana.

Ni siquiera que pudiera ser cierto.

El mar ha hecho del cielo, un detalle.

Del obstinado paso por la Tierra, una vida.

A él le debemos lo que en sabiduría sobra.

Soy la piedra que se hizo palabra.

Soy los mil colores que canta la canción.

Soy la sombra azulada que lo domina todo.

No me pierdas. Soy tu sangre.





La hora referí

Saqué el velo presuntuoso que estaba sobre las cosas, y apareció un parque general san martín plagado de amarillo otoño.


Me enrosqué en problemas de desamor y traición, como tantas veces me dijo el tango.


Me enrosqué en el brillo de la ola al romper, en millones de gotas que colman mis ojos.


Me volví detalle de tu boca, caricia de tu pelo, beso de tu frente, mano entre tus manos. Me volví movimiento entre vos y yo. Me volví “eso” entre nosotros.






Ni arriba ni abajo

Arriba,

el santo y su parcimonia,

la nieve blanca,

tu mano.


Abajo,

el olor a tierra tierra,

el sahumerio que lo inunda todo,

el delirio debajo.


En medio,

la posibilidad que da tu sonrisa,

la espinal dorsal,

el olor a ti.





De eso no hay dudas

El niño se prendió a la vuelta de Bragado.

Agudizó el ojo, antes muerto, con poco y nada de aliento, se sentó como quien no quiere la cosa.

Deambuló de derecha a izquierda como un polizonte.

Él fue el comienzo de la historia narrada.

Él se hizo de humo incienso y vida alegre.

Los santos se visten porque él los abriga: de eso no hay dudas.




Cosas sueltas

La parte más al sur corresponde a tus labios.


En tu frente la savia que en tu entraña nace y mira.


En tus ojos vida más allá de los detalles.


Acaricio entonces la posibilidad austral de tu añoranza.


Soy, como en películas, el hombre que deja al mundo y se encuentra humano.




viernes, 8 de octubre de 2010

Breve reseña del libro “Cuentos poemas y fantasmas” de Gustavo Kessel Culleluck


Este es un libro que mezcla la frescura de una pluma urgente, la ausencia como motivación para la escritura y la injusticia como acción de denuncia que golpea los cimientos de la realidad.


Un relato que pone de manifiesto los espacios más íntimos del autor, vistos a partir de una de las técnicas más antiguas de revisión y reflexión: la contemplación. El ensimismamiento como proceso a partir del cual las calles, los niños, las mujeres, una madre ausente y muchas otras cosas; encuentran una salida poética. La poesía como herramienta cargada de sentires y los cuentos que describen experiencias cotidianas (las más de las veces), son dos de las excusas que encuentra el autor para mostrar su verdadero Ser.


Hay incertidumbres, angustias, esperas, amores, admiración por sus hijos y una matizada añoranza en las letras de “Cuentos poemas y fantasmas”. La posibilidad de acceder a la memoria universal a través de Dios, las estrellas y los astros es un ejercicio que puede encontrarse en esta obra.


No sólo es menester recomendarlo, sino que es necesario hacerlo. Gustavo Kessel Culleluck se lo merece.





martes, 7 de septiembre de 2010

¿Por qué será...?



¿Por qué será? Que sé tanto de ti, que podría decir que te conozco como nadie, sé de tus anhelos, de tus esperanzas y del inmenso amor que tu alma abriga, por eso mi mirada es triste cuando a veces te veo desfallecer, y me angustia, y me apena que tu valor se apague y eso me enoja y por eso aunque no lo percibas, te reto desde el alma y te digo hermano amigo, no te rindas aunque la vida te niegue por ahora lo que más anhelas, enciende presto la luz de la esperanza y en alas de tu imaginación sueña, sueña no dejes de soñar con todo el potencial del amor que puedas transmitir y no dejes de plasmar tu actitud solidaria, porque necesitamos de tu luz inteligente, de tu risa franca y del exquisito humor que acompañan tus palabras, extrañamos tu fina ironía, tu agudo ingenioy tus filosos comentarios. Te necesitamos, sí te necesitamos todos los que te queremos desde el alma y también te necesita imperiosamente el “GRUPO SIN LÍMITES” que al igual que tú, vive días de tormentas. Enciende la luz de la esperanza, ¿sabes qué es la esperanza? Es la semilla potencial de los anhelos, la que en cada hombre germina siempre a través de los sueños, esperanza es ver los frutos, lo que la mente imagina soñando, siempre SOÑANDO CON LOS OJOS BIEN ABIERTOS.


Raúl Alvarez




Sin ti, contigo

Desde que no estás,
vivo adentro,
vivo de recuerdos,
y aún tengo en mis labios
lo dulce de tus besos.


Estoy sin ti pero contigo,
en mis sueños no me dejas,
sueños te respiro,
porque sin ti no soy nada,
pero soy todo contigo.

Martín García

La noche de la vida

En la noche de la vida,
donde no hay cómo ni por qué,
sólo hay risas por encima,
y un hilo delgado de fe.


Mi alma aún te busca.
Te quiere abrazar, te grita,
pues sin ti la noche es larga,
sin ti ya no hay vida.

Martín García

Volveré

Volveré a nacer de ser necesario
Volveré a morir
Seré de nuevo para ti
Tú eres para mí aún más que hoy
Mi vida mi gran amor contra todo
Y a pesar de todo
Siempre te amaré.

Martín García

El regreso


Has vuelto a mi vida.

Irrumpiendo en mi cerebro y mi corazón

sin permiso, con la fuerza del viento de verano

que trae perfumes de un tiempo pasado.

Aunque jamás te fuiste pues yo nunca te he

olvidado.


Me pierdo en tu sonrisa, en el color de tu pelo.

Cuando me miro en tus ojos me convenzo

existe el cielo

ya no lo puedo negar te amo de aquí a la

eternidad.


Has vuelto a mi vida y aunque no lo pueda gritar,

en silencio digo te amo

y nunca te he de abandonar

cuenta siempre con mi hombro

por si quieres llorar

y cuenta conmigo entero

para tu vida alegrar

porque eres mi mayor sueño,

mi más grande ilusión

la mujer de mi vida

en resumen mi gran amor.


Martín García




domingo, 15 de agosto de 2010

Y un Sol

Se había echo un dieciseismilavo de esperas
¿vieron qué difícil era todo?
Hoy ya no.
No se espera lo que tiene que salir a buscarse
no se intima el ciego por el Sol
no se espera que todo atienda a nuestra palabra
no se impide la libertad:
antes dos veces muertos.

Se silba la canción del cielo
ya no se especula
quien quiera dolor que lo diga
quien quiera asfalto que trabaje
quien quiera amor que se deje.
Quien busque respuestas que se mueva
y toque el cielo.

Que se apresure la carrera cristiana
a darle nubes de descuento
al profeta primero
paridor de nombres propios
facilitador.

Que se desentienda toda la alegría
y vomite la selva de colores que es nuestra
y vuelva a enamorarse de las acadias
y escriba su nombre bondad jungla primero
se albergue en el cielo
se sepa montaña
se abrigue.

Hemos recuperado la alegría
no sé si fue por olvido
o por memoria
o por eso que llaman Conciencia
pero lo cierto es que recuperamos la alegría
pasantía
programa de fiestas
y un Sol.

Y tu mirada allí

Había el destino,
allá a lo lejos,
en medio de ti.

Y una escuela,
tan bella ella,
esperando por ti.

Y viejos árboles con viejos cuentos.
Y antiguas niñas con nuevos juegos.
Y tu mirada allí.

Yo y tú

Yo, que camine los campos azulgranas;
Y tú, que te moviste incierta entre mis piernas;
Yo, que supuse tenerte entre la niebla;
Y tú, que obtuviste ruido de conciencias;
Yo, que prefería abrazarte antes suelta;
Y tú, que te volviste de acero y tinieblas.


Yo, que pretendí un amor de los eternos;
Y tú, que desplazaste el horno de los muertos.

Yo, claro, tartamudeo

Que perfecta tu figura
que perfecta tu cara.
Yo, claro, tartamudeo.
Y no te digo lo que pienso
porque quedaría feo
entonces rodeo y rodeo
hasta que por fin te vas.
Al irte, me invade el extrañarte.
Entonces pienso que te pienso,
beso tu ausencia,
desabotono tu prudencia,
te hago el amor en la sombra de lo que no estás.


Cuando vuelves, por fin,
te veo toda como te había visto cuando te habías ido
y puedo tartamudear nuevamente mi amor
y aún dudar sobre tocarte o alejarme;
me cuentas lo que olvido porque sólo tu imagen me ocupa
nada más puede ingresar en mí;
me llené de tu presencia como ayer de tu ausencia.
Al fin y al cabo, siempre estás.
Pero ahora te vas y me alivio.
Veo tus pasos alejarse y todo el resto tuyo también.
Y me quedo pensando
que mañana te lo digo
que de mañana no pasa
que apenas te vea ¡zas! te zampo las palabras de amor…
y luego viene el silencio…
y otra vez tu ausencia que es todo lo que tengo…
hasta mañana.

Y luego el tiempo

He recorrido el cerco de cerca,

y he caminado por sus calles de tierra,

sus sendas senderos alegres distantes,

sus muestras de base para mi vida.


Te he visto,

te he sentido en mi corazón montañés,

y he observado mi destino monte,

como todo lo grato y lo dicho,

como una frase de mi abuela,

como una caricia de viento.


Y luego el tiempo,

que todo lo lleva hacia otro lado,

me puso en mi justo medio,

frente a la hoja que me invade,

y recorta mi mirada a su presencia,

y se hace de detalles la espera,

y el regreso la providencia.






sábado, 7 de agosto de 2010

Poesía, mujer y arte

Lugares del libro "Conversando Contigo"





Podés conseguir el libro “Conversando contigo” de Marcelo Fernando Fernandez, Michel y Raúl Alvarez en:


Ciudad de Mendoza

Almacén-verdulería "El Labrador". Castelar 550. Cuarta Sección Este.

Puesto de libros y CDs ubicado en la esquina de San Martín y Garibaldi.

Librería “Rayuela”. Garibaldi 69.

Libros “Ivan Miszei”. Garibaldi 107-110 (esquina San Juan).

Librería “San Juan”. Garibaldi 117.

Librería “Simoncini y Gomez”. San Juan 1317 (Esq. Lavalle)

Librería “Maicel”. San Juan 1271.

Liberería “Chaplin”. San Juan 561.

Librería “Artemanía”. San Juan 430.

Kiosco de revistas. Gutierrez 71 (en la misma vereda del ECA)

Puesto de libros y CDs en el paseo alameda, entre Urquiza y Alberdi (Frente al bar Iguanahani)


Godoy Cruz

Librería "Magisterio". Perito Moreno 1090. Godoy Cruz.
Red Analizar (laboratorios bioquímicos). Perito Moreno 1710. Godoy Cruz.


Guaymallén

El Almacén Andante”. Patricias Mendocinas 827, San José, Guaymallén.


Luján de Cuyo

Tienda de libros “Verania”. Aguinaga 1374 (a una cuadra de la Plaza de Chacras de Coria). Luján de Cuyo. Mendoza.



Bibliotecas en donde viven algunos “Conversando contigo”:


Biblioteca General San Martín (Remedios de Escalada de San Martín 1843 – en La Alameda- Ciudad de Mendoza)

Biblioteca Pública Municipal Manuel Belgrano (Azcuénaga 73. Godoy Cruz. Mendoza)

Biblioteca de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNCuyo, Mendoza.

Biblioteca de la Facultad de Ciencias Económicas, UNCuyo, Mendoza.

Biblioteca Central, CICUNC, UNCuyo, Mendoza.

Biblioteca “Armando Tejada Gomez”, Villa Potrerillos, Luján de Cuyo.

Biblioteca “Colectiva”, Patricias Mendocinas 827, San José, Guaymallén.



lunes, 26 de julio de 2010

Carta



Hola hijo/a:


Todavía no estás en este mundo pero ya te amo y empiezo a poner en tu cara mis gestos, a imaginar tu risa, tus piecitos, tu manito agarrando mi pulgar, tus ojos como pidiéndome ayuda para encarar una vida que recién te estás probando y yo tratando de explicarte que todavía no aprendo a usar la mía.


Este mundo al que vas a venir es un lugar demasiado complicado como para explicártelo en una sola carta, pero de algo estoy seguro: vos lo vas a transformar en un lugar donde valga la pena vivir. Siempre voy a estar a tu lado para impedir que te golpees y para aplaudir tus triunfos.


Para terminar te repito te amo más que a nada en el mundo y espero ansioso escucharte decir papá.




Martín Garcia





Soñé

Soñé que vencía mi miedo,

soñé que me decidía,

soñé que enfrentaba al mundo,

y gritaba lo que sentía.


Pero sólo era un sueño,

nada de esto existía.

Fue sólo mi corazón.

Él que lo pedía.


Luego desperté y miré por mi ventana

era el sol que me tocó,

sólo él me acariciaba.


Anoche soñé contigo,

soñé que te tenía,

pero era sólo un sueño.


El amor es complicado

muchas veces nos lastima,

saber que es sólo un sueño,

y nunca serás mía.


Martín Garcia






Cara oculta



Voy ocultando mi cara

tras un espeso maquillaje,

maquillaje que nadie parece ver.


Nadie sabe cuánto sufro, por tener que callar,

que soportar el impulso cuando te quiero besar,

pero los payasos no podemos llorar.


Nadie nunca lo sabrá, en silencio y sin hablar

desde mi cara oculta y de aquí a la eternidad

yo te voy a amar, aunque tenga que callar.


Mi corazón desde el fondo te lo grita sin cesar,

porque cuando me miras creo que no podré aguantar,

tu mirada me tiene preso, en tu boca quiero descansar.


Y aunque juntos jamás estemos,

una sola es mi verdad

haciéndote feliz me siento inmortal.



Martín Garcia






El amor y la muerte


El amor y la muerte

se parecen más de lo que parece,

son las únicas dos cosas

inevitables de este mundo,

de las que no podemos escapar

por más que lo intentemos

porque una vez que nos toca

ya no hay dónde huir.



No estar cerca de ti para mí

es morir.

Tenerte cerca me vuelve a la vida.

Amanecer cada día y recordar que no eres mía

me mata.

Si me preguntan qué es la muerte sin dudar

responderé que es vivir sin ti

y vivir es morir a tu lado.



Martín Garcia





viernes, 16 de julio de 2010

Y aquí yo: tu consuelo

El tiempo y la clemencia
Y las ansias de ti
Y mis ojos en tu mirada
Y tanta luz
Y acaso.

El vientre que me abraza
Al dar justo en tu sombra
La muerte y la parodia
El niño Vasconcelos
El manto y tu desvelo.

Esa rara armonía
De mi recuerdo en tu pelo
En toda tu hidalguía
Los ángeles del suelo
Y aquí yo: tu consuelo

Ya no es mia tu poesia

Se ha posicionado libre el cuento ajeno,
ya no viene con nosotros a hacer agujeros,
ya no espera la maniobra arrepentida,
ya no imparte la mejor tu sacristía,
ya no es doble su martirio,
ya no es mía tu poesía.

Voz viento

Volvía el tiempo. Murmullo. Volvía la palabra a ser tierra. Voz viento. Volvía la marca del faraón a despreciar al santo. Viento, vida, aire, agua: dame una respuesta. ¿Cómo viviremos sin comida? Al fondo, muy al fondo de nosotros vive una fuente inagotable de energía. Allí, en ese lugar, el ser humano puede vivir eternamente. Los cambios en la genética y en las biologías pueden hacer del hombre y la mujer un hombre y una mujer nuevos.


Nuevas maneras de alimentación fluirán de ese espacio. Las viejas producciones “desde afuera” no serán necesarias. Hay que practicar y buscar esa fuente inagotable de energía para que logre plena presencia.


¿Cómo serán nuestras casas? El cielo volverá a ser el techo. Habrá una reconciliación magistral con los árboles. Se creará una estela terrena que funcionará de pantalla para todo este planeta. Habrá paz. Volverá la comuna.


Una vez despejado ese momento, los viejos profetas volverán en palabras a decir la conciencia. Ama, resplandece, sueña. Toma la pausa necesaria para entender, para captar, nuestra palabra. No te entrometas en aquello que no debes. Vuela de lado al ver a tu hermano, a tu hermana, caer en todos lados verdes. Observa cómo la jungla se vuelve camino. Toma el riesgo de no conocer las migraciones que se dan en la nueva Roma. Compra tu alma al precio de plaza. Miente en lo que mantenga tu vida. Asegúrate de la estupidez diaria. Camina siempre por el lado débil. Vive las memorias de tantos otros que escribirán por ti. Canaliza el encuentro entre las culturas mundiales. Abre el círculo progenitor que te impide la vuelta. Cruza tu cerebro haciéndolo uno. Optimiza el tiempo. Olvídate del conocimiento que ya no progresa. Alienta la caricatura del wethtagen. Enciende el fuego.


Voy a imaginarme

Voy a imaginarme un pene,
Voy a imaginarme dos tetas,
Voy a imaginarme la parte por el todo,
Voy a imaginarme una espera,
Voy a imaginarme el hambre,
Voy a imaginarme la decencia,
Voy a imaginarme Latinoamérica,
Voy a imaginarme a “ti”, a “un ti” tan parecido a vos
que creerás que me he metido en tu alcoba.

Volver géminis la intuición


  1. Hemérida

cuan astronauta luz

alivio tóxico

elemental

fruta madura

sin tierra mil

arte

expresión.


  1. En cinta va

la virgen del pecado

frase ancestral

tu puta propiedad

sangre, sudario,

todo eso tuyo,

la mar a un lado,

el vitúpero,

la centinela,

el acordeón a piano,

tu vicio austral,

el verano.


  1. Si cuento aquella noche

con todos sus detalles

seríamos encarcelados de por vida

expropiados de la física

olvidados por siempre.


Si cuento ese detalle de tu boca

tu movimiento canción y fuego

tu recuerdo profano

tu destino aparente

tu lujuria niña.

Si te cuento…


  1. Va la sangre arrepentida

arremolinando vientos

olvidado de compañía

va la sabiduría tibia

el veneno

la pregunta

el sol.

Todo tu mundo.


  1. No parece

no me pinta

no lo elijo.


En las noches que ni mil

todo se amontona en la mente

elegir entre uno y dos

volver géminis la intuición

libre albedrío… ¡condéname a amar!

y déjame libre.

Inevitablemente

uno y dos

tiritando de razones

volviendo en corazones

acariciando el mar.


En esas noches que ni el cielo

vuelve lo blanco despierto

tibia recorre lo duro

aspira al Sol, hazte maduro

reconócete percha heroica

como un pluvial

escuchador del silencio

sueño de ti mismo.





viernes, 9 de julio de 2010

¿Ves?

¿Ves?
Todo se ha ido.
Ha quedado tu alma envuelta.

¿Ves?
Ni las flores son flores.
Ni el mal es el mal.

¿Ves?
La sombra se diluye /tan bonita/
Los focos iluminan tu simiente.

Valiente

Valiente
has caminado las calles.
Valiente
te guardas.
Valiente
revolucionas los ojos.
Valiente
despiertas.
Valiente
siente la guardia.
Valiente
conocido cantautor.
Valiente
servidumbre.

Un velero a la mar

Ábrete paso
por entre las olas
ábrete paso
por entre el mar.

Vuela de lado la espina briosa
hazte pescado
de tanto andar.

Vete cubriéndote de uno en uno
los pies agitados de viejo juglar.
Hazte Marcos Paz y Guerra Altiva
devuélvete las razones que eliminan tu quebranto
hazte pueblo pues
antes espanto.

Un siglo y tus ojos

niña en mil
sangre de otra tierra
amanecer completo en los juglares
te has hecho bandoneón y jerarquía
princesa y dama primera
amante mía
alegre presencia trae
tu lejanía
te me haces pedestal
ídolo nuevo
una bronca fatal por mi desvelo
se consuela en tocarte mañana
sentirte viva
darte alegrías completas
y armas de algarabía
esperanzas prometidas
paseos en los tranvías
¿quién te dice?
tal vez pases por mi casa
te enamores de lo escrito
lo dicho, lo practicado,
lo poco y nada que ofrezco
tal vez un motor a piano
o un tango desentonado
tal vez lecturas de olvido,
quizás, y viéndote niña,
te ofrezca yo un nuevo siglo
pa que lo armes completo:
con tu voz
con tu canto
aún con algún quebranto.
Tal vez un siglo y tus ojos
sean todo lo que espero.

Un día de paz

Un día de paz,

un día de montaña.

Un día en donde el Sol abre corazones.

Un día en tu vida de Tierra.


Un momento,

que se reproduce cerca del río,

y que cuenta historias a corazón abierto,

y se mueve al ritmo de tu sahumerio,

con el humo santo una vez muerto.


La codicia,

que no espera niña de tanto crecer,

abraza a la estima perdida,

se refugia entre mis brazos,

cuenta la historia.





jueves, 1 de julio de 2010

Un caracol

Todos me dicen que el mundo es otra cosa. Dicen sobre horas y horas de extenso trabajo. Dicen sobre patrones insalvables y dominación laboral. Dicen que en medio de la ciudad vive un Dios fatal que se come a los niños y se aprovecha de las niñas.



Dicen también que ya no hay esperanza, que el color de moda es el gris, que las mujeres ya no aman apasionadamente, que los hombres se olvidaron de sus obligaciones. Dicen que hay que sufrir y buscar dinero cueste lo que cueste. Y comprar hasta el hartazgo, aún sin ganas, aún sin sueños. Dicen que hay que reemplazar los viejos templos por otros nuevos. Dicen que hay que cambiar los viejos mitos por nuevos intentos (pobres intentos). Dicen que hay que continuar el camino de la explotación y el dominio de la naturaleza. Dicen que jamás entenderán (los marginales) esto de tener ‘espíritu de empresa’. Dicen también que el espíritu burgués es el espíritu más pobre e ingenuo de los últimos milenios. Otros dicen que debo ser serio, más teórico, más militante, más ordenado, más prolijo, más coherente… algunos dicen que debo ser menos hombre… el problema reside en la mirada. Si me miran bien verán que soy un caracol.




Un bosque-Jo

Suelto

subrepticio

indigno

sombrilujo

oleada sana

meridional parte

alcoba.


Tú eres eso todo que esperamos

envidias aparte

constructor de casas

facilitador primero

hijo cierto cielo incauto hoy

piel.




Una poesia final

Había terminado
lo que había dado comienzo.
Aunque expectante en la sombra
el viejo profeta auguraba silencio.
Todo lo cantado se había hecho números.
¿Qué se podía esperar del cielo?
Lo cierto es que pasó el tiempo
la ruina se convirtió en edificio gubernamental
el desorden en derecho
la moral en doble moral.

Una calle y un kiosco
separaban lo que había sido dicho
de lo que estaba por decirse.

Un hombre, llamémosle Adán
habitaba el cosmos y se olvidaba del cosmos
habitaba el universo y se olvidaba del universo
miraba el cielo y pensaba que era el límite
miraba a la tierra con cierta desconfianza.
Se miraba extrañado.

Una mujer, llamémosle Eva
había refundado la escuela cosmogónica
había gritado las faldas del cielo
había obligado al campo en intento
había crecido la milpa.

Un ser moderno
-desprendido de la segunda palabra-
quedaba huérfano de sí.

Un corazón colectivo
-aturdido de tanto seco-
se hacía sentimiento.

Si no te dejo libre para que elijas…
¿qué tipo de libertad me tocará en suerte? /ama a tu próximo como a ti mismo

Una poesia

Una poesía.

A la vez, tu prejuicio por la poesía.

Tu todo anclado en la nada, extremos

Y otra poesía barrio de oro.


Una poesía.

Tu mirada que pregunta: ¿qué es eso?

Y apenas si puedo devolverte tu luz

Y suponer tantos finales felices como finales tristes

Y asumir que, ahora, sólo tengo tu mirada.


Una poesía.

Y el embrujo indio galopando por mi cuadra

Y un sin fin de amores que, gracias a dios, no me pertenecen

Ni serán míos

Usted sabrá entender la libertad que me proporciono

Le gano a la soledad si te dejo

Esa es mi patria.




Una noche precedida por otra noche


Uno siempre está cerca de un final que no conoce muy bien. La noche era precedida por otra noche. Una noche de 24 horas con luna llena plena… ¿pueden imaginarlo? No pueden. No se puede imaginar.


¿Qué sería si después de un parto sucediera un nacimiento? ¿Cuánto poder tiene la palabra? ¿Qué temor me invade al escribir? ¿Podré escribir mi futuro?






miércoles, 30 de junio de 2010

Jornada/Debate sobre Arte/Política



Invitación de La Araña Galponera:


Durante los últimos años, desde nuestro colectivo, La Araña Galponera, venimos debatiendo, escuchado, analizado e intercambiado ideas sobre la cultura en Mendoza (revalidación del artista, rol social del arte, etc.) y sus diferentes circuitos (galerías, museos, calle, espacios independientes, etc.). Creemos necesario juntarnos para intercambiar estas reflexiones, e intentar generar juntos estrategias de articulación, que favorezcan la comunicación y que nos permitan pensar-repensar un ámbito cultural mas solidario.




lunes, 14 de junio de 2010

Invitación por un pibe poeta



PARA LOS POETAS, LOS ARTISTAS, LOS HOMBRES SENSIBLES, LAS MUJERES QUE DE POR SI SON SENSIBLES, LOS MURGUEROS, LOS AMIGOS, LAS AMIGAS, LOS COMPAS, UNA INVITACION PARA ESCUCHAR POESIA QUE VIENE CON LIBRO.

Invitación Especial: Hace poco se pudo ver en la Televisión Pública un informe acerca de Camilo Blajaquis, un chico de Buenos Aires que pasó entre los 15 y 20 años preso en institutos y penales, y que, gracias a la lectura y el estudio emprendidos en ese contexto, terminó la secundaria y se dedicó a la poesía. Actualmente estudia Filosofía en la UBA y el pasado 8 de Mayo presentó en la Feria del Libro de Buenos Aires su primer libro. Su dramática experiencia, y la posibilidad de revertirla gracias a la cultura, son una más que válida invitación para disfrutar de sus palabras dentro de pocos días en nuestra provincia. Su primer visita a Mendoza fue hace dos meses, en ocasión de haber sido invitado por la Agrupación Estudiantil Martín Fierro para efectuar una serie de charlas en medios alternativos y centros culturales. Debido al interés que generó en personas de todas las edades y condiciones, Camilo acercará su poesía y su vida nuevamente, pero esta vez ya con su libro bajo el brazo, en la Biblioteca General San Martín, el viernes 18 de Junio a las 18 horas. Allí presentará "La venganza del cordero atado" y su revista "¿Todo Piola?", leerá poemas y mantendrá una charla debate con los asistentes.

LA AGRUPACIÓN ESTUDIANTIL MARTíN FIERRO INVITA:
El poeta Camilo Blajaquis presenta en Mendoza, "La venganza del cordero atado"


CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES:

Viernes: 18/06

  • 13:00 horas, COSE: Charla - Debate de Camilo Blajaquis contando su experiencia con menores internos.
  • 18:00 horas, Biblioteca Pública General San Martín, Salón Principal : Presentación de "La venganza del cordero atado", antología poética de Camilo Blajaquis. Presentará: Julio Rudman. Lectura de poemas, ensayos y de la revista "¿Todo piola?" por parte del autor. Charla - Debate. Invitan: Agrupación Estudiantil Martín Fierro y Revista Río de palabras.
  • Por supuesto, los esperamos, con entrada LIBRE y GRATUITA.
  • www.camiloblajaquis.blogspot.com

Sabado: 19/06

  • 11:00 horas, Barrio La Favorita, Biblioteca Popular: Radio abierta con Camilo Blajaquis en la expresión. Encuentro popular, músicos jóvenes y niños. Invita: Jóvenes autoconvocados.
  • 15:00 horas, Barrio Sol y Sierra, Unión Vecinal: Taller Cultural, Lectura de poemas y Charla - Debate con Camilo Blajaquis. Invitan: Asociación "Vamos a Andar" y Unión Vecinal Sol y Sierra..


¿Camilo Blajaquis (César González)?

César González es un chico nacido y criado en Buenos Aires, en la Villa Carlos Gardel. Como millones de chicos criados durante el menemismo, como muchos otros millones de chicos frutos de la dictadura del 76, sabe del hambre, del olvido social, de la discriminación y la criminalización, de la ausencia del Estado, de la falta de techo, trabajo y educación. Como millones de esos chicos, estuvo preso entre los 15 y 20 años (en nuestro país los menores son fagocitados por el sistema penal). César se educó en la cárcel, leyó mucho (entre otros a Arlt y a Walsh) y actualmente estudia filosofía (hace muy poco tiempo que es "libre"). Se hizo poeta y escribe lúcidos ensayos sobre marginalidad. Recorto para ustedes un poema y una nota suya, para ver si les interesa, para conocer su opinión, entrevistarlo y difundirlo, porque considero que Camilo, como millones de silenciados (en democracia), vale la pena.
Sebastián Moro, Revista "Río de Palabras"

Si tanta crueldad

Si tanta crueldad
Si tanto dolor, si tanta miseria
Les importa a tan pocos
No lloremos cuando la esperanza
Haya sido una nube pasajera
Cuando andemos todos
Con barbijos Camilo Blajaquis_


Encerrado pero no anestesiado (todavía)

Me estoy acordando que estos seres también fueron balas en la recámara de la marginación y te quema bastante el dolor de sus lunares, elijen la cumbia como anestesia eterna, prefiero su amistad antes que el reclamo de los decentes, porque aman la vida mientras se ahogan en ríos de lágrimas que esconden con posturas de guerreros.
Yo los miro y veo un espejo de rayos de tristeza, el que los culpa de algo es una estatua o una botella de plástico vacía y no habrá libro que les borre el hechizo que les puso el desprecio. La vida es muy simple si se aspira a nunca mandar y a la divinidad de todos, sino simplemente somos adornos de esta verdadera mentira.
Yo me cuido de las momias insensibles pero adoro los humanos que sonríen. Mi adicción es la duda, debe ser por la costumbre de tener enfrente un pelotón de fusilamiento, ahora entiendo para que se inventaron los cargos y este vidrio blindado, seguramente ideado para el castigo, seguramente nuestro peor invento. Porque veo el sol y no me deja sentir su calor, porque veo al mundo a una vereda de distancia pero lo siento a mil kilómetros.
Extraño el amor. Ese que consumen en el mundo. Mi situación física es un pause simplemente, esta gente cree ayudar pero en realidad es como sal a la herida y agranda las sonrisa del verdugo. Me niego a aceptar cualquier pauta, tengo millones de ideas para pagar el precio, pero me duele ver el futuro cercano de mis ranchos en el dolor de un penal o en el olvido de un cementerio.
Si nadie hace nada para cambiar algo, bánquense las muertes y los robos, su lágrimas de baja de imputabilidad no me conmueven, porque a nadie les conmueve nuestro dolor y sepan que tengo variedad de creaciones para transformar el resentimiento que me implantaron en belleza y comprensión y en lágrimas que no lloran el robo de un auto, sino que lloran el dolor ajeno.
Camilo Blajaquis_

Algo en video:


Camilo en la TV Pública 1

Camilo en la TV Pública 2





sábado, 29 de mayo de 2010

Onírico

Mientras presionaba el acelerador lo suficiente para que Jorge se perturbara un poco en el asiento del copiloto, enunciaba la frase clave: Te lo digo, güevón. Esto de los sueños es así, te juro que ahora, por el solo hecho de pensarnos aquí los dos, en esta situación quimérica del auto y el velocimetro a 190, ingresamos al mundo onírico. Intenta nada más contorsionarte o subirte a un arbol acá adentro, llamar a un animal muerto o revolcarte en un lecho de rosas. Te apuesto que cantamos mejor que la Piaf y que nos salen así de fáciles unos pasos de lambada, hasta te pondría peluca rubia para la ocasión. El cigarro se consumia en los dedos de Jorge, teñido en la boquilla por el púrpura suave del vino tinto. Con un ademán desafiante lo lanzó por la ventana sin acabarlo, como para sumarse al sueño en un acto aniquilante, que lo desenmascarara. Se rascó la cabeza con una sonrisa, sacó la lengua, risueño miró al reflejo de los ojos en el espejo y dijo sin más: pruébalo. Se encontraron perseguidos por un par de minutos de silencio. El uno confundido, el otro triunfante. Por un momento la radio se silencio también. Ahí esperaron que diera el verde, compartiendo varios tragos de la caja de vino y encendiendo otro cigarro. Luego, mientras presionaba el acelerador lo suficiente para que Jorge se perturbara otro poco en su asiento, se vieron adelantados por un tren de caracoles, las palomas del parque volaban de espalda, los borrachos en las tabernas brindaban a su salud, los feligreses en las iglesias se abrazaban y los soldados en la primera línea de fuego se daban largos besos en la boca. Nunca más hablaron del asunto..

viernes, 28 de mayo de 2010

Nada Personal

Iba a decirte que te quiero, que te pienso y que quiero conocerte más.
Iba a decirte que te necesito, que me siento mal sin ti, que me siento sola.
Iba a decirte que me molesta no verte todos los días.
Iba a decirte que me encandilas, que me excitas, que me calientas, que me provocas.
Iba a decirte que te recuerdo, que te imagino.
Iba a decirte que cuando camino por la calle siento montones de olores, y que la mayoría de ellos me recuerdan a ti.
Iba a decirte que cuando leo algo voy relacionándolo todo contigo.
Iba a decirte que me molesta saber que existes, y que andas por ahí sin mí.
Iba a decirte que es insoportable que no estés aquí.
Iba a decirte que te vinieras para acá.
Iba a decirte que me avergüenza decir estas cosas.
Iba a decirte que emborracharme es mucho más fome cuando no estás.
Iba a decirte que me fascina el recuerdo de tu espalda.
Iba a decirte que me parece que sin ti nada de esto tiene demasiada importancia.
Iba a decirte que sería mucho mejor saber que te voy a ver en el corto plazo.
Iba a decirte eso, y un montón de otras cosas.
Iba a decírtelo varias veces.
Pero me di cuenta que, tanto como te lo puedo decir a ti, se lo puedo decir a un montón de otras gentes.
Pero me di cuenta que puedo decirle muchas cosas a mucha gente.
Pero me di cuenta que si estuvieras disponible para mí, no iría.
Pero me di cuenta que nada tiene demasiada importancia, de una u otra forma.
Pero me di cuenta que me fascina el recuerdo de un montón de espaldas, y de abdómenes, y de omóplatos, y de ombligos.
Pero me di cuenta que cuando estás todo es igual de fome.
Pero me di cuenta que no me gustaría nada que invadieras mi espacio.
Pero me di cuenta que todo es insoportable.
Pero me di cuenta que me molesta que mucha gente ande por ahí sin mí.
Pero me di cuenta que cuando leo todo se va relacionando con todo.
Pero me di cuenta que hay muchos olores que me recuerdan a mucha gente.
Pero me di cuenta que pienso en mucha gente, que recuerdo a mucha gente, que imagino a mucha gente.
Pero me di cuenta que me avergüenzo hasta de mi inconsciente.
Pero me di cuenta que vivo encandilada, excitada, caliente y provocada.
Pero me di cuenta que me molesto todos los días.
Pero me di cuenta que amo a muchos hombres y mujeres, que a casi todo el mundo quiero conocerlo más.
Pero me di cuenta que necesito a mucha gente, que me siento mal casi siempre.
Pero me di cuenta que igual me voy a sentir sola.
Y me di cuenta que a ti igual quiero decírtelo.
Y, además, te voy a decir que es raro que, habiendo tanta gente en todas partes, yo quiera decirte esto sólo a ti.
Y voy a terminar diciéndote que me da lo mismo sonar así de melosa.

jueves, 27 de mayo de 2010

La vida, muchachos...

quiero decir, que si uno no vive, no disfruta. Si disfrutar es lo que hace la vida algo bueno, entonces hay que vivir. Y si mantenerse vivo es la única forma de vivir una buena vida, entonces lo más importante para mantener una buena vida es no morir. Y si uno se muere una sola vez, así como uno nace una sola vez, entonces no hay posibilidad de equivocarse. O sea, que de los errores no se aprende.


miércoles, 26 de mayo de 2010

(sin titulo)

Hystérical la orbe el día en que. Saltan los hombres sobre los trampolines, bajan los gordos por el resbalín. Me resbalo, me tropiezo. Miento. No sé lo que digo. Veo hombres negros, veo niggas. Tengo la vista a veinte centímetros de mis ojos. Me rasco la mente, me la soplo. Peso. Peso mucho. Me acuerdo de un trabalenguas que dice: "La vaca parió un ternero por el agujero de más abajo. Carajo, -dijo el ternero- si no me agacho, me cago entero". Me driblaron unos estornudos a cambio del guante. El día se oscureció pero más tarde salió el sol para esconderse de nuevo. Mi tía Alicia lee. No hay un solo gato, pero están todos locos.

martes, 25 de mayo de 2010

Campanita gritona de insoportable Sion de babero:

Azul marino, las vueltas de la vida, la luna caminando sobre los calendarios desechos por la esperma. A la niñita se le perdieron esas zapatillas con luces rojas que se encienden cada vez que pisa el talón y estándares de plaza de armas hacia la liberación de los fusiles, las banderas con estrellas, quiero pensar que el baño se alejó porque de lo contrario Alejo y el río Kipling de la vida, qué pretenciosa, sí, pretenciosa, ególatra, auto referente, el currículum vitae del futuro enmarcado en el miedo y desazón de las efes, relojes de bolsillo. Taratanes de conciencia, se idolatra. No quisiera sentir aquello que hace trasnochar los días por encima de las costillas y las cosquillas, pero no negaré que se me hace difícil acostumbrarme al blindaje éste, asumo que estaba harta del rubiazgo real, pero son llorones los post-operatorios y los sueños premonitorios. Los botones se sobrecalientan afuera del horno y el Tao Te King no tiene ni un ápicito de culpa putaine por el efecto invernadero de las Pragas invadidas. En paréntesis, igual pulentos los revisionistas. Tata... se me molió el collar. Snif, mamér petit chanson, no me digas nada sin avisar que lo vas a decir, mirá-mirá que amigos míos son los del cuchillo de hoy y con una llamada tu clóset se llena de arañas.

lunes, 24 de mayo de 2010

El Árbol Liviano

Quisiera pasar la tinta sangrienta por encima de tus cicatrices de locura, sudor y culpa. Yo he tenido noches enterradas, cuchillos a lo largo de mis pieles alcohólicas, planetas de ciento veinte universos tan diferentes como efímeros. Han sido artificiales y han sido anárquicas las peleas contra dios padre todopoderoso, pero pude encontrar la llave para todos los cerrojos en un cuerpo y una respiración, perderla sería deshacerme en el aire, hacerme vaho en una pared quebrada por golpes de colibrí. Yo quise destrozar Auschwitzs y raccontos del suelo empobrecido, pero ahora que escucho la música de una voz que tartamudea pidiendo a gritos ser oída por Roscharch maltrechos, cantando la canción más triste que se puede cantar entre llantos de madera y camillas sin ambulancias, no puedo dejar de acordarme de los camellos sobre salmos quemados por seguidores de molinos escondidos, y sentir la nata revolviendo mis arterias como la primera vez que pisé el rumor blando de los bastardos sin amor. Nunca pretendí la pretensión, ni aprender francés ni ser universitaria, pretendí cazar mariposas para regalarlas a las azafatas cansadas, a los sacerdotes en celo, a los colegiales que tararean sonatas románticas sin tener idea de revoluciones ni paz. Si me siento ahora es porque quiero regalarte algo de lo que pueda tener, ni esperanza ni felicidad, ni apellidos ni aires puros, sólo la palabra mesiánica, la que ensalza el licor de la derrota cuando es necesario secarse de páncreas y pulmones para subir doce Jerusalenes y darse en la espalda con espinas ajenas, maldiciendo los errores, rogando a los brazos mezquinos el arrepentimiento de las verbenas ausentes y esperar el regreso de las cuerdas de los relojes mientras oyes el canto infernal de las cajitas musicales.

domingo, 23 de mayo de 2010

Egos: La delgada escala que se derrite con un gemido:

Yo sólo sentencio dudas. Opino su decadencia porque me da miedo pensar que es cierta y, lo que es peor, constante. No opino la felicidad, porque el fracaso oscila pendularmente de ciudadano en ciudadano y se reparte como una hostia mascada, la paz del Señor, una mano, dos manos, seis mil millones de manos. Yo hablo por mí, escribo por mí. No redacto declaraciones de principios ni manifiestos de ismos intrascendentes. Yo respiro por mí y lato por mí. Al menos por mi cuenta y con el singularmente solidario fin póstumo de que ese mí sólo es mí porque Ella/Él, destacando la mayusculidad de la palabra viva. Los paras, los comos, los ques, son todos motivos conceptuales adheridos a la circunstancia que les da un nombre impropio. Soy consciente del anonimato vil y del estado inerte de los cuerpos vibrantes cuando están apilados todos en una ciudad, que aunque caminen y trabajen, sólo están produciendo el nitrógeno que se entuban a los bronquiolos. Sé también que hay cubículos y escalafones y Sus Majestades y mendigos ebrios, sin embargo cuando salgo (todavía no sé si me elevo, me entierro o simplemente salgo como quien yace ausente en sus labios y en su ropa) desnuda y de su mano, verdaderamente es posible ver ajena la maquinaria metropolitana, mezcla monocorde y homogénea, bien parejita y perfectamente revuelta por el dedo del dios minor que se han creado a falta de uno real, a falta de universidades universales y universalistas, de esvásticas, hoces, martillos, Kalashnikovs, mayos y sonrisas codificadas con la palabra más tiernamente ilusa: esperanza. Los escritores malditos no pueden escribírsela en el pecho, quizás porque hace rato ya no existen escritores malditos. Esa casta se extinguió cuando la belleza cambió de cuerpo y de color. Mientras que la Gran Muralla sigue viéndose cada vez desde más lejos, yo continúo no estando, justificada por la ausencia gravitacional de Ella/Él (siempre nueva/o. Delgada/o palabra para tan plena existencia), y siguen empañados los espejos de los baños, no precisamente por el vapor de la ducha de espasmos, sino por la vacuidad invisible del espacio en que hemos estado.

sábado, 22 de mayo de 2010

Hermita nostalgia:

Se levantan trajines desde el argento al décimo octavo bombón rioplatense, nadie se raja pensando en las laringes calcinadas, solamente evacuamos los arsenales destruidos cuando todo está en llamas, y si es el instante preciso de dar la mano para despedirnos, entonces el etanol sobra, y el rol del tributo también. No sé qué le toque a la persona individual que puebla mis arterias, salvo lágrimas de sal hebrea. Quisiera brindar por el pasado, aunque me arrepienta de ciertos momentos, aunque a las barbudas primaveras no les baste la delicadeza cuando nos abracemos con voz póstuma de raulí en baúl. Cómo conjugar el verbo ser en la línea total del acabóse premeditado, sin lucro ni poesía ni armisticios sinceros. Cómo entender la muerte de una etapa si los nervios me atan las manos a los pies de mi cama para que no me escape a la ducha de pastillas cada medianoche cual sonámbula caricaturesca que añora un réquiem feliz en presencia de todos los que alguna vez nos miramos a los ojos queriéndonos decir "tú eres parte de mí". Es lamentable que se agote la duración de las cintas cuando no nos supimos envolver en cajitas felices que partieran volando rumbo al cercano lugar perdido en la inmensidad contraria de nuestros deberes olvidados. Disculpad la tardanza, pero vuestras voces son hoy llagas en el órgano aquél del que habla el atemporal y de vez en cuando compleja amiga mía.

viernes, 21 de mayo de 2010

Tu santa belleza

¿Qué contarte de nuevo hoy

que no se vea viejo mañana?

si todo cuanto ocultas

es visto en el Universo

como grandes espirales

que explican cada regreso.


Si los poetas se mueren

de tanto buscarte niña

y el verso perfecto esconde

la porfía del silencio:

o sea: tu santa belleza.





Tu luz por la mia

tu enamorada algarabía

que te había dicho

que mejor vinieras

en el día


que era de tiempo

cuestión de tiempo

tu presencia


que en medio del viaje

cuan bicho hambriento

te había buscado


que era de suerte

de orfebrería

tu luz por la mía




Pensaba en decirte

Y en el intento

Decirme


Quería tal vez encontrar la forma en que Nada

Ni distancias

Me distrajeran de ti


Focalizar, hacer foco, enfocar…

En cada detalle

Para luego vomitar libremente tu Todo

Como si fuera tan fácil intento;

Como si… claro, puedo hacerlo a mi modo


Si tus morenos ojos me miraran de cerca

Verían qué cansancios parecidos se juntan

Y cómo la lluvia me limpia el cabello

Para luego admirarte por lo lejana

Admirarte en la palabra… esa búsqueda tan digna

Tan niña y tan altiva

Y, a la vez, ese detalle de tu barbilla

Que levanta el ánimo de cualquiera

Que apunta hacia la voluntad

Que te empuja día tras día hacia el viejo trabajo

Y a los movimientos cotidianos

Y tantas veces tan cotidianos que asustan… que encarcelan…


Pero no puedo sino admirarte

Y desde el nadie que habita mi decidida voluntad

Admito no ser sino el Absoluto más detestado

Y el Extremo más compañero

Pero, en los detalles en que me equivoco, allí estás

Recordándome que puedo hacer algo más que señalar juzgador

Recordándome que la palabra te acaricia como puede llegar

Recordándome que no soy sino el comienzo de lo que en este momento piensas.




jueves, 20 de mayo de 2010

Santyago de la Nª Extremadura:

A veces, sin motivos, las heridas que nunca tuve sangran mis lágrimas resecas. Todo está en los fenómenos de disolución, en los imanes y las capas. Todo en el argón porcentual, en los perros muertos que caminan en el aire, esparciendo entre nariz y nariz la plaga del desgobierno, de la destrucción identitaria. Así es como cada uno se entrega de piernas abiertas a su ídolo unipersonal, y forman entre todos un pentágono irregular que no sirve para invocar ni al maquinista de los empleados del Infierno. Y en una pesadilla partida por la mitad, de esas que se tienen como siesta póstuma en la sala de espera, vi a mis amigos con la cara pintada de negro, disparándole a tótem amazónicos, sonriendo el hedor ajeno de sangre y estrellas. Desde la cocina, una voz me había llamado; el pan se había desmantelado frente a la cara de la muerte, y el Tour sin bragas fue más rápido que las centellas de cementerio. Menos mal que del error a la queja que destroza tormentas, hay una brecha cautivante que salva la mirada de besos sin migas.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Trifasico

Primero un Monte verde espera,

segundo un umbral alado cierra tu novela,

tercero te espera un Mundo y explicas,

luego descansas,

luego vuelves a casa.



En medio de tanto oprobio, un Norte,

de tanto cruzar miradas, un Porte,

de esperas y embarazadas, tú apuestas,

de lo que queda: la mitad es para ti.



Y el pequeño ruiseñor que hace su presencia,

y el mundano dictador que mira arrepentido,

y el salario aparcador, el que estaciona en tu puerta,

y el niño espía que te condena a ser canción.





Tres columnas y más

El sin sentido El deber haber La cultura proletaria

una vez aclarado la esperanza la casa obrera

doble oscuridad es la espera el futuro


El velo sordo La abundancia La retórica diaria

opaca tu centro compartida el maíz

te condiciona doble satisfacción el cielo canción


El niño espera El semillero ciego Una mirada cierta

la madre llora una vez planta un abrazo

hace familia vida justo





Trabaja en tradicion

Parece ser que todas son obligaciones. Pero las obligaciones autoimpuestas que gustan dejan de ser obligaciones. Tal vez, al principio eran obligaciones pero ya no. Como lavarse los dientes. Lo mismo pasa en el trabajo.


Si tu trabajo coincide con tu misión, muchas veces notarás que no parece trabajo. Parece que fuera otra cosa. Aún lo forzoso deja de ser forzoso. La mochila se aliviana infinitamente. Aún el trabajo es coincidente con el placer.


El tiempo es cíclico. Las crisis atraen a los clásicos. La imposibilidad de comprensión llama a las viejas voces para que regresen al ruedo del sentido. Trabaja en tradición. Retoma esas viejas voces que son congregadas por la época que vives. Sobre esas voces nacerán nuevas voces.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...